jueves, 20 de octubre de 2016

Prefacio loco del Sueño

"Se que compartís conmigo: El mundo está lleno de prejuicios. Algunos, los entiendo. Hasta comparto algunos inevitables!  Otros..

 Siendo muy chico,  Desde el día mismo en que empecé a ver a mi alrededor;  pude notar que Todo iba a ser muy difícil: Soy un soñador nato. Me gusta pensar que corro rapidísimo, que puedo saltar muy alto, que aguanto sin respirar muchísimo tiempo, que puedo callar durante siglos y mantener mi mente quieta para siempre, o volar con los brazos abiertos si me esfuerzo un poco. Dibujar como pocos, escribir como ninguno, tocar un instrumento mientras sueño que los toco todos. Volar sobre una ola y nadar bajo ellas como si fuera un delfín. O ir entre las nubes y estrellarme en ellas con un avión chiquito. Que dos notas en el piano alcancen para darme paz.. Llorar a mis amados que se fueron hasta que vuelven reencarnados en recuerdos que no duelen. Saber cuándo un trazo de mi lápiz está inspirado y cuándo está haciendo tiempo. Saber cuándo no duermo porque quiero y cuándo porque Morfeo se ríe a carcajadas..
 Me gusta pensar que falta mucho para llegar adonde sea que voy.. y que busco desesperadamente cualquier cosa que me falte al final del día.. Que puedo rezar y que Dios me escucha.
 Y como esas cosas enumeradas sin respirar, muchas.. muchas otras. Todas como un juego pequeño de un pequeño que sueña cosas inmensas.Y soñar que voy tras ellas. E ir.
 Luchando contra el tiempo con espadas de juguete. Como todos. Pero de mentira.

 Esa ecuación, arrojada con gracia a una olla grande donde se cuece y se mezcla todo junto. Sin complejos, con desfachatada libertad absoluta.. y  ahí está la fórmula de todo el embrollo. Alquimia loca.  Esa es la receta."

 Cerró los ojos. Y se durmió.

 Se  d u r m i ó o o.

 Buenas noches.. ..  ..

 Notte.. ..

    ..      ... .

  .

   ...

 .

No, bueno...

 Por supuesto que no se durmió.

2 comentarios:

Blogger silvina varela avincetto ha dicho...

Escribir es contar lo que siente el alma y el corazón no se anima...hacemos todo con prisa...como si supiéramos que se nos va a terminar el mundo...olvidamos que somos almas eternas viviendo una experiencia. Te leo y te veo...en cada aventura con tu mate amargo y tu impulso aventurero. Uno escribe y se expone ante los silencios del destino...yo también escribía mucho...hasta que un incendio me robó mis letras mis fotos y muchos recuerdos..pero aún perdidos en cenizas están en mi esencia y en mi ser cuán bitácora de un viaje al cual llamo vida. Mis manos de inquietan buscando un lápiz y un papel y leerte es un estímulo hermoso...a seguir viviendo apurados que el destino es tramposo y no nos cuenta nada...como no apuntarse si la vida es tan bella si hay tanto camino por andar vos sos más literal y subis la montaña...yo la miro se que está ahí ella percibe mis miedos y disfruta de tu aliento aventurero que la desafía y le gana la partida...morfeo se sigue divirtiendo....A seguir andando por eso tenemos pies y no raíces...a seguir rezando Dios nos escucha.

domingo, 10 septiembre, 2017  
Blogger Rosa Suarez ha dicho...

ÉRASE UNA VEZ UN SUEÑO.

Levanté la mirada para fijarla en ti durante apenas un segundo. Tú continuabas mirándome con tus ojos de cielo, sin parpadear. Mi corazón se detuvo.
—Me gustaría besarte.
Escuché de tu voz inconfundible, rasgada, profunda, amada; Y mi corazón
resucitó en una sístole feroz. Mi pecho ascendió y descendió en agitado vaivén; el esternón estuvo a punto de quebrarse a la mitad para dejar paso a la atropellada víscera que detrás de él pugnaba por salir. Cómo conseguí permanecer de una pieza resulta algo difícil de entender, dadas las circunstancias.
Temblaba cuando cerré los ojos e incliné mi rostro hacia ti.
Mi boca permanecía entreabierta, mi respiración entrecortada.
Te incorporaste levemente y te apoyaste en los antebrazos para acercarte a mi, ladear tu hermoso rostro y beber de mis labios con una suavidad tal que parecía que bebieras ambrosía de una fuente divina.
Acepté la suave y breve caricia de tus labios amplios y generosos. Sedosos, agradables, blandos, deliciosos; con sabor al más dulce néctar.
Tras aquel primer beso casto y fugaz no separamos, nos miramos, nos sonreímos y nos acercamos de nuevo para volvernos a besar.
Una sucesión de besos lentos,
suaves,
breves,
que inflamaron nuestras almas,
Ensancharon nuestros corazones
y generaron una nueva y cálida intimidad entre tú y yo.
¿Acaso no había sido yo como una náufraga perdida entre el
oleaje que por vez primera encontraba un sorbo de agua dulce para sanar mis labios agrietados por la sal?
Siguiendo un impulso involuntario enlazamos nuestras manos. Tus dedos y mis dedos se buscaron para acoplarse, acariciarse; encajaron las palmas y se ajustaron hasta cerrarse la una sobre la otra

“—¿Qué estamos haciendo? —me susurraste mientras yo apoyaba mi frente en la tuya.
Tragaste saliva. La sangre se agolpaba en tus sienes y coloreaba tus mejillas, tu cuello, esbozaste una de esas tus sonrisas que eclipsan al mismo sol, y yo con mis manos acaricié muy suave tu rostro, amado y perfecto.
—No sé usted, mi querido señor, pero yo estoy experimentando algo hasta el momento desconocido para mí, algo que los románticos llaman «felicidad».
Y no pude más que sonreírte de vuelta ante la gran verdad que encerraban aquellas palabras. En aquel momento, no existía otra realidad que tú, que acariciabas mis labios con los tuyos.....
...Érase una vez.....un sueño.....un hermoso sueño.



TE AMO, y tengo profunda constancia de ello. Dolorosa constancia de ello.

jueves, 21 septiembre, 2017  

Publicar un comentario

Any comments?

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal